back arrow

La Ley de Transformación Digital comienza a tomar forma

La Ley de Transformación Digital comienza a tomar forma
18 de Junio de 2020

Con el objetivo de modernizar el Estado para mejorar los servicios a los ciudadanos, la Ley de Transformación Digital del Estado mandata a los servicios públicos a digitalizar sus trámites y procesos para avanzar hacia un Estado Digital, Cero Filas y Cero Papel.


Desde que se promulgó la Ley de Transformación Digital del Estado en noviembre pasado, un equipo de la División de Gobierno Digital del Ministerio Secretaría General de la Presidencia (SEGPRES) trabaja en los detalles para llevar a cabo su implementación. 

Para ello, ha sostenido reuniones con numerosas instituciones para levantar experiencias, necesidades y recomendaciones, enfocadas en la redacción de las normas y reglamentos que determinarán la gradualidad de la implementación de la ley, las excepciones a la tramitación electrónica y a las personas, los estándares que regirán a las plataformas del Estado, el sistema de notificaciones y la digitalización de procedimientos y documentos. 

Durante este tiempo, el equipo de Gobierno Digital ha coordinado encuentros con diferentes entidades, como los Ministerios de Hacienda, Justicia y Culturas, la Corporación Administrativa del Poder Judicial, la Comisión para el Mercado Financiero y las Superintendencias de Seguridad Social y de Insolvencia y Reemprendimiento. 

“Son experiencias valiosas, ya que han logrado un cambio profundo y de gran escala. En el diálogo podemos identificar mejor el valor que han logrado en su recorrido, poniendo atención en aquello que se debe preservar y expandir a toda la administración. Además, sus relatos nos permiten identificar patrones comunes en las experiencias exitosas, como la necesidad de liderazgos directivos presentes e involucrados en la transformación digital, el foco siempre puesto en el valor para la persona y la atención con que acompañaron el cambio tecnológico, con gestión del cambio y énfasis en la cultura organizacional”, señala el asesor de Gobierno Digital, Juan Eduardo Carmach. 

La importancia de la Ley N°21.180 de Transformación Digital del Estado, publicada el 11 de noviembre de 2019, es que modifica las bases de los procedimientos administrativos para su total digitalización y debe estar totalmente implementada en los próximos 5 años en toda la Administración del Estado. Ello implicará que todos los procedimientos administrativos deberán realizarse por medios electrónicos, salvo las excepciones legales. De este modo, las instituciones públicas estarán obligadas a disponer y utilizar adecuadamente plataformas electrónicas para llevar expedientes electrónicos, cumpliendo con estándares de seguridad, interoperabilidad, interconexión y ciberseguridad.

La Ley se aplicará en ministerios, intendencias, gobernaciones y servicios públicos creados para el cumplimiento de la función administrativa, así como en la Contraloría General de la República, las Fuerzas Armadas y Fuerzas de Orden y Seguridad Pública, los gobiernos regionales y las municipalidades.

“Si bien son múltiples desafíos, uno de los principales riesgos es que la implementación se traduzca en digitalizar todo tal cual está. Las posibilidades que nos entrega la tecnología deben iniciar reflexiones en cada institución en relación al correlato que debe existir entre sus prioridades y la transformación digital, una mirada profunda a la forma en que cambiarán sus modelos de negocio, y a los efectos finales que tendrán sus acciones en las personas en su relación con el Estado. Si entendemos la implementación sólo desde el fetiche tecnológico y no reflexionamos sobre la forma en se genera valor público, sería una oportunidad perdida”, indicó Juan Eduardo Carmach. 

La implementación de los distintos aspectos de la ley será gradual, avanzando primero en la implementación en aquellos organismos que cuentan con un grado más avanzado de madurez tecnológica, que demuestran mayor capacidad tecnológica, o bien, en aquéllos que por factores estratégicos se justifique hacerlo. 

“Sobre lo avanzado, lo primero es reconocer que existe una continuidad muy grande entre la Ley de Transformación Digital y los logros ya alcanzados e impulsados previamente, como la identidad digital reflejada en ClaveÚnica, el avance en la digitalización de los trámites de mayor relevancia en el Estado y, en especial, el exitoso camino de transformación digital que ya han seguido muchas instituciones. En adelante lo que viene es acompañar y conducir el cambio que ocurrirá en forma simultánea en cientos de instituciones, para que la colaboración y coordinación nos permita que sea eficiente y se refleje en cambios visibles para los ciudadanos”, concluyó el asesor de la División de Gobierno Digital.


Rojo Azul